Cesare Colombo

La historia del diseño italiano es la historia es una historia marcada por la modernidad y el clasicismo. La creatividad italiana ha sido muy reconocida en todo el mundo, especialmente para el diseño y la moda. Pero a diferencia de los protagonistas de aquellos diseño de moda no vive del espectáculo ni de los excesos. Elegancia, sencillez y discreción a menudo son sus señas de identidad. Sin embargo, su influencia en la estética del mundo contemporáneo es probablemente mucho más alta que la moda porque es mucho más penetrante y ajena a las modas.

Sus creaciones son, de hecho, accesibles en los hogares y oficinas en todo el mundo desde la época de la bonanza económica. Pero a diferencia de otras industrias han ido de crisis en crisis, su expansión es constante durante décadas. El Salone del Mobile es una feria con más con 30.000 visitantes. Hoy cuenta con cientos de miles de personas y está en constante crecimiento. Con la Semana del Diseño de Milán se ha convertido en la cultura de masas al arte de la producción de muebles y mobiliario se ha convertido en la capital mundial.

Hoy hablamosm del gran Cesare Colombo: nació en Milán en 1930. Fue un arquitecto y diseñador. Estudió pintura hasta el año 1949 en la Academia de Bellas Artes de Milán. Más tarde, comenzó la carrera de arquitectura en la Escuela Politécnica de Milán. El nombre Joe, surgió de la casualidad, era una broma que unos amigos estudiantes de la universidad politécnica le empezaron a hacer. A él, le gustó tanto la idea, que con la broma comenzó a firmar como Joe.

A principio de los años 50, Colombo realiza algunos proyectos de decoración y de escenografía. Entra en el “Movimiento Nucleare“, movimiento de pintura nuclear, fundado por Enrico Baj y Sergio D’angelo. Se consagró en el mundo del diseño a partir de 1962, cuando abrió su propio estudio de diseño. Experimentó con materiales como el plástico reforzado con nuevas técnicas de construcción y métodos de fabricación. Durante los años 60 colabora con grandes editoriales como Kartell, Zanotta o O-Luce, y se verá recompensado con varios premios, por ejemplo el Compás de Oro o el Premier de Diseño Internacional Award.
Joe Colombo murió prematuramente en 1971, a la edad de 41 años, a raíz de un infarto que puso fin a su carrera.

La época más productiva de Colombo fueron los años 50 a los 70, cuando murió en plena efervescencia de su carrera.

El estilo de Colombo se caracteriza por un enfoque innovador, futurista e incluso utópico. Su obra se inscribe en las grandes corrientes que caracterizan los años 60; el movimiento hippie, el pop, el consumo de masas, la democratización de los productos audiovisuales como la televisión y los movimientos contestatarios.

Joe Colombo
ha sido y sigue siendo una gran icono para los diseñadores y, en cambio, un gran desconocido para las grandes masas. Muchas de sus ideas se encuentran en creaciones de jóvenes diseñadores franceses como Pierre Charpin, Ronan & Erwan Bouroullec o Matali Crasset.

Su imaginación ha hecho que muchos historiadores lo comparen a la vez con Leonardo da Vinci y Philippe Starck. Pero más allá de ser un artista polifacético, percutor, y tener una visión futurista del mundo, Colombo vivió la vida a toda velocidad. Esto se veía reflejado en sus diseños, con espacios dinámicos y muebles flexibles y rodantes. Colombo previó el uso continuado de los teléfonos móviles, y muchas de sus ideas se construyen hoy en día en los diseños más vanguardistas. Sin embargo, era realista, ya que aún hoy sus muebles se siguen fabricando. Creyó en el plástico como material moderno, revolucionario y eficaz.

Sofá en tonos verdes del gran Cesare:
 Cesare Colombo sofá
Sillón despacho Cesare Colombo
 Cesare Colombo

Deja un comentario.